¡Intruso nunca se enteró del primer millón de visitas!

Ellos tampoco le dan tregua a Intruso:

domingo, 28 de marzo de 2010

Con el mar en mi contra

Ayer me escapé de casa. Con la ilusión y rebeldía que me caracterizan -aunque sea cincuentona y premenopáusica- confabulé con la única persona que me sigue las locuras. ¡Bendito sábado!

Salí de casa con el traje de baño debajo de una camisa color guayaba y unos mahones ajustados. Mi hijo favorito, de los mayores, lo supo al instante porque le tocó bajar los tereques, entre los que sobresalía mi toalla de colores chillones. “Máma, ¿a dónde tú vas?”; “Shhh... a la playa. Búscame a Flori”.

De todos los bastones, solo Flori -coqueto y casi indestructible- es apto para esa aventura. No sometería al salitre a Ramito ni a Tofutti, obras de un reconocido pintor y de una gran ilustradora, respectivamente.

Después de dos paradas para realizar gestiones sabatinas, y de una última para comprar cremas para evitar que el sol nos cocinara la piel, mi cómplice y yo nos comidos dos tacos mexicanos y nos encaminamos hacia Piñones; que de piñas, no tiene nada. Se trata de una enorme franja de arenas limpias de color sol de atardecer; palmeras altas y largas como patas de flamenco, bordeada de arbustos de uvas playeras.

Tanto de día como de noche, el lugar tiene fama de ser un “lover’s lane” de 7 pares de... ¡eso mismo!

Para mí es más que especial. Y no porque me hubiera “apiñado” con alguien (“apiñado”= verbo acabado de nacer, cuyo significado no hubiera sido utilizado por María Moliner). Para mí, Piñones es casi sagrado. “Casi” porque le falta la magia y la sapiencia de las culturas precolombinas que he respirado en Teotihuacan, Chichen Itza y Machu Pichu.

En Piñones todavía se escuchan los llantos de los esclavos africanos y se respira su deseo de sobrevivir las cadenas y el carimbo. Quizá de ellos busco la fuerza para levantarme de los resabios que me ha causado Intruso -el tumor cerebral que aparentemente me habita desautorizado- en su tercer ataque. De hecho, fue en las arenas de Piñones donde dí mis primeros pasos hace 12 años, tras la primera craneotomía.

Por eso escogí esa playita.

El día se lucía de hermoso. El cielo tan azul que dolía mirarlo. Ni una nube. El mar competía con distintos azules, para que tuviéramos a escoger la tonalidad favorita. Ya habíamos llegado y no nos íbamos a paralizar con el paisaje.

Mi cómplice sacó silla y bolsos antes de bajarme.

No la obedecí. Abrí la puerta del carro, saqué la pierna derecha y ayudé a la malcriada República Independiente Izquierdista. La arena, ardiente, no respetó las sandalias de goma y se me metía por los lados. Como desde hace tantos años... sentía el calor en el pié derecho, pero no en la República Independiente Izquierdista, ni en 4 de sus 5 islitas. Esos dedos que encorvados le hacen el trabajo más difícil al resto de la nación.

Ni sosteniéndome con las dos manos mi pobre cómplice podía hacer que diera un paso. El pie de la República Independiente Izquierdista se torcía hacia fuera en pleno ataque terrorista. Descansando cada dos o tres pasos, llegamos a la silla. A ratito, volvimos a la carga: un paso, descanso; otro paso, descanso.

No sé cuál de las dos se cansó más. Ser paciente de cáncer en remisión y arrastrar a una loca que se empecina en vencer a una minoritaria República Independiente Izquierdista es otro capítulo más de “La Locura en Estéreo” de dos amigas.

Cuando por fin llegamos a la arena mojada, el pie dejó de virarse, ¡y de doler!

Entonces... ¡patos al agua! Ese era el grito de alegría que yo le decía a mis hijitos antes de que tocaran el bendito líquido antes de bañarlos. Pensé en cada uno de ellos y en aquella época de autosuficiencia en la que podía hacer todo solita. Esperé que mi cómplice hiciera un reconocimiento del área para ver si mis pies tolerarían. Una vez aprobado... me agarró de las manos y entonces sí fui feliz.

Agua, mágica agua salada. Agua, la que me permite caminar en las terapias de watsu. Agua, la que limpia el espriritu... agua que... ¡fuá! Una ola me tiró. ¡Fuá, fuá! Dos olas corridas... ¡FUAAAAAAAAA! Un olón nos tiró a las dos. Mientras más fuertes, menos me podía manejar de pié. Entonces... lo de siempre: me tenso, y la pierna se estira como un palo. Lo ineludible: la República Independiente Izquierdista sube a una inclinación de 90 grados del cuerpo. “¡Mierda! Si me da una convulsión el el agua, me chupa la bruja”, pensé. Mi cómplice-lee-pensamientos trató de tranquilizarme, pero no había forma. Casi incurro en un ataque de pánico. No era para menos con una pata tiesa, asustada y ese oleaje de Cuaresma.

Mi pobre cómplice ya no sabía qué hacer: “Respira, flota, tranquila, no pasa nada”.

“¡Mierda! ¿Cómo que no pasa nada? ¿Cómo voy a flotar si tengo la pata tiesa?”, le dije desesperada y mezclando lagrimas saladas con el salado del mar.

Claro, lo que nunca le dije es la vergüenza anticipada de pensar que flotando con ¾ partes del cuerpo y la condenada República Independiente Izquierdista a 90 grados, yo hubiera parecido bailarina de nado sincronizado... y que cuando la República Independiente Izquierdista empezara la rutina de convulsión focal, todas las familias se arremolinarían a alrededor a aplaudir con sus niñitos.

Finalizada la convulsión yo lloraría de la impotencia –como siempre- y todos aplaudirían más fuerte, pensando que estaba emocionada con los vítores. Lloraría más fuerte, pensando que se burlaban, y entonces me gritarían como si estuvieran en gradas de juego de fútbol (donde yo nunca he estado): “¡Oé, oé, oé, oéeeeeeeeee!

Afortunadamente, no hubo convulsión. Desafortunadamente, el regreso del mar a la silla de playa fue más tortuoso porque las olas, cada vez más fuertes, me abatían con más coraje. Tuve que salir del mar arrastrando la tiesa República Independiente Izquierdista. Me ayudaron mi cómplice, mi República Confederada Derechista (que sí dobla), mis ancas y los brazos.

Y todo porque el mar confabuló en mi contra.

Pero el pillín no se sale con la suya. Esta semana haremos un fast search de las playitas llanas en las que pueda hacer terapia salada. Cuando mi cómplice y yo lleguemos a la pocita seleccionada, prometo quedarme quieta en lo que ella hace el reconocimiento del área.

¿Después? Ya veremos. No hay ola que detenga esta lucha cuerpo a cuerpo con Intruso.

(Foto x Cassiopeia)

24 comentarios:

aLeVoSia dijo...

Bueno cuando menos intentaste y ya tendras ocasion para ir de nuevo, tu cuando menos te metes al mar yo ni de loca me da un miedo = ( eres mi heroe!!!

Reflexión Pensativa - Postales Turísticas dijo...

Grandes letras, excelente entrada.


Un saludo.

Tétis dijo...

Hola Cassiopeia

Belissimo tu relato. Escribes de una forma maravillosa que encanta desde el principio hasta el final del texto.

Amiga, continúa con la fuerza invencible que te hace una luchadora, una mujer con una M mayúscula, una persona maravillosa, un ejemplo a seguir.

Voy a tomar los 4 hermosos regalos que me has ofrecido para mi cumpleaños, tus maravillosas fotos del amanecer y del atardecer en tu isla.

Fuerza!...

Besitos desde Lisboa

fiaris alfabeta dijo...

niña lo has contado tan bien que me parece verte!persevera!el mar es lo más gratificante y hermoso que hay,un gran abrazo.

malbicho dijo...

yo estoy tan lejos del mar...pero si tu lo intentas yo tambien

me das ese animo!

Cuetzpallin dijo...

Vientos mi Cassio!! Respecto a que no te rindes y lo intentarás de nuevo, pero eso sí, poco a poco... no es que el mar confabule en contra tuya, es qie quiere enseñarte a que no hay q correr antes de caminar... poco a poco, ya verás.

Te mando un abrazote, feliz semana!!

laMar dijo...

¡Eres genial! Me ha encantado como has contado la aventura, no dudes mi niña y sigue adelante, nuestro querido mar te ayudará y no volverá a atacarte ¡tendría un mal día!
Un abrazo enorme mi heroina

la MaLquEridA dijo...

Eres muy valiente, te felicito.



Besos.

Cassiopeia dijo...

Ale, trato de intentar lo más que puedo. Mujer, no pierdas la oportunidad de meterte al mar. NO le tengas miedo. Los verdaderos tiburones están fuera del mar.
Por lo demás, no me digas así... yo sólo intento... y de hecho, muchas veces me caigo.
Besos y gracias!

Cassiopeia dijo...

Gracias Reflexionador/ora!

Cassiopeia dijo...

Gracias Tétis.
Sólo intento. Pero ni te creas, otras, me acobardo.
Qué alegría compartir ese amanecer y ese atardecer. Te cuento que le gané al sol para poderle tomar las fotos en "MI DÍA", y lo alcancé para arrullarlo. No se me hizo fácil por las razones que ya conoces. Pero cuento con una mejor amiga que es mi cómplice en cuanta locura se me ocurre.
Y como me gusta compartir y regalar, me alegro con regalar en los cumpleVidas lo que celebré durante el mío.
Besos

Cassiopeia dijo...

fiaris, remanso diario...
El mar no tiene comparación. Ya voy tratando de hacer las paces con él de nuevo, pero va a ser con el Mar Caribe, porque el Océano Atlántico es demasiado bravo para mí en éstos momentos.
Besos

Cassiopeia dijo...

Malbi!!
Patos al agua (aunque esté saladita...)
Besotes

Cassiopeia dijo...

Dale Cuetz... que tienes razón... no debo desesperar... hay que bajar el diapasón.
Besos

Cassiopeia dijo...

laMar, nos tiramos juntas?
Tú nadas y yo... "nada de nada", hasta que la República Independiente Izquierdista reaccione. No me quieras ver "con la pata pará! Es comiquísimo.
Besos

Cassiopeia dijo...

Bienque... valiente?
Parece que no me has querido decir "descocada"!
Jajaja
Besos

MAJECARMU dijo...

El agua es mágica y espiritual,nos cura el cuerpo y el esíritu,nos renueva y nos da vida..Por ello te felicito y me alegro por tu sentido del humor,que es la mejor arma contra "intruso".

Mi gratitud y mi abrazo de luna llena.Feliz Semana Santa,amiga.
M.Jesús

Cassiopeia dijo...

Majecarmu; tan relajante y mágica es que cuando mis hijos se alteraban, los metía bajo la ducha!
Se tranquilizaban inmediatamente.
Besos

Marisol dijo...

Pues quién como tú que tiene agallas para hacerle frente al mar....yo, me quedo en la orilla y me meto un poquito pero de gritar: "Al agua patos", nones. Me sacaste una sonrisa cuando te leí, porque a pesar de todo tienes sentido del humor.
Te dejo muchos saludos berlineses.

Cassiopeia dijo...

Queridísima Marisol, divina cuentista y poeta...
No son agallas lo que hacen falta para meterse al mar.
Es que lo tengas cerca.
Besos caribeños a una talentosa amiga en Berlín!

Emma dijo...

Eres genial escribiendo Cassi! Conviertes un chapuzón en el mar en una aventura digna de Terminator!
Te quiero!

Cassiopeia dijo...

Yo tambien te quiero. Y mucho. Cuando te das un paseo por nuestras arenas? Las del Mar Caribe al sur y las del oeste son más blancas y el mar más aplacible.
Te convido al que quieras.

Ely dijo...

que bueno que aclaras que iras de nuevo a un lugar donde el oleaje este mas tranquilo eso iba a decirte si a veces uno aunque no tenga una izquierda necia las olas lo arrogan bien feo, ahora tu izquierda que es una mula todo con calma, que bueno que no te diste por vencida y pudiste salir sana y salva!!!
jaja me encanto el relato y la foto tambien.
un abrazo y cuidate mucho!
un abra

Cassiopeia dijo...

El día estaba hermoso. Por eso la foto.
Gracias, Ely!
El mar, bravucón; y yo... terca.

Hoy estuve inspeccionando otras playas del norte y creo que descubrí par de pozas resguardadas de las olas exclusivas para surfers y corrientes asesinas (en serio!)

Tengo una semana de vacaciones para continuar explorando.

Related Posts with Thumbnails

Translate to your Language!

Sobre las fotos e ilustraciones aquí presentes...*

* Si alguien se ofende con la publicación de alguna foto tomada prestada de la Gueb, que lo diga y la borro inmediatamente. Si le ofende mucho, mucho le pido excusas públicamente por el malrato.
Si alguien toma alguna de las mías, que no sea tontito y lo diga, que difícil que es esta pendejada de tomar fotos sin poder mover el culo de una silla.

Envío y comparto

Bookmark and Share

Licencia CC

Creative Commons License
ConViviendo con Intruso by Cassiopeia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Puerto Rico License.
Based on a work at conviviendoconintruso.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/.